Para publicar


Para la edición

1. Envíos

- Los trabajos se envían a la coordinadora del máster a su correo electrónico (mjcasals@ccinf.ucm.es). Solo es posible enviarlos por ese medio.

- Los textos deben enviarse en un documento word. Las imágenes, en formatos adecuados y de buena calidad. Los vídeos, con la dirección URL (si son propios hay que subirlos antes a Youtube).

- Todos los trabajos deben contener nombre y apellidos de autor/es, fecha de elaboración y título.

2. Extensión:

  • Reportajes: hasta 3000 palabras. Deben incluir siempre su título e intertítulos (ladillos) si fuera extenso.
  • Artículos: Actualidad: 500 palabras. Ensayo: hasta 3000 palabras
  • Narraciones de ficción: hasta 4000 palabras (relatos cortos)
  • Poesía: aprox. 500 palabras
  • Reseñas y críticas: hasta 600 palabras

- Es aconsejable incluir recursos gráficos en todos los textos.

- Aceptamos ARTE: fotografía, textos experimentales, poesía visual, etc. Las fotografías artícticas deben incluir título e información técnica.

- Todos los textos deben revisarse con tranquilidad y exhaustividad antes de enviarlos. Este proceso de selección es necesario en todas las ocasiones con un sentido crítico, distanciado incluso, como si se tratara de un texto ajeno y solo se fuera un simple lector. Es casi imposible que no haya algo que cambiar, que eliminar, que corregir (soltar lastre). Para esta necesaria revisión tal vez ayuden las siguientes preguntas acompañadas de

Algunas recomendaciones

1. Redacción: ¿está bien escrito el texto? ¿Es fluido? ¿Se utiliza un lenguaje propio, no impostado ni contagiado de jergas polisílabas o de expresiones presuntuosas, un estilo sencillo y preciso, claro, natural y sin repeticiones? ¿Las oraciones son correctas gramaticalmente? ¿Hay demasiados incisos? ¿Frases demasiado extensas? ¿Párrafos que pueden partirse en dos?. ¿Sobran adjetivos? ¿Sobran adverbios (sobre todo aquellos acabados en “mente” y los que modifican el valor y significado de modo muy sustancial)? ¿Es correcta la puntuación (uso de las comas) ? ¿El estilo es sobrio, sin excesos emocionales, adecuado al tema tratado? ¿Se ha conseguido en reportajes de reconstrucción de historias dramáticas un deseable objetivismo literario?

2. Estructura general: ¿Está bien ordenado el texto? Si la narración es explicativa, ¿sigue una lógica adecuada marcada hacia los consecuentes? ¿El principio es atrayente, pensado para atrapar el interés del lector? ¿El final deja un conocimiento claro de lo narrado y cierra de forma efectiva? Si la narración es mostrativa (literaria), ¿se entiende bien la historia en sus tiempos narrativos? ¿se han trabajado bien las necesarias elipsis? En el caso de haber diálogos, ¿son necesarios? ¿son creíbles?. Respecto al final: ¿se cierra adecuadamente la historia narrada? ¿Se ha procurado una estructura narrativa que sostenga el interés del lector en todo momento?

3. Estructura textual (párrafos): Los párrafos no son capricho estético. Son unidades de sentido y cada uno debe ordenar la narración o la argumentación, dependiendo de la clase de texto. Por tanto, no tienen mucho sentido párrafos de dos líneas (excepto para el cierre). Pero tampoco de más de 20 líneas porque ante tal mancha el lector advierte el trabajo y abandona. En la estructura visual, los párrafos tienen mucha importancia y deben estar equilibrados. Ese equilibrio muestra además la buena ordenación del texto. Y un buen consejo: cada párrafo comienza con la idea o relato de forma directa. No se deben utilizar expresiones con falso efecto de unión o transición (ejemplos: por otra parte, así las cosas, y es que, no obstante, sin embargo… estas expresiones adversativas muchas veces no cumplen con esta función de advertir o de oponer y lastran la redacción). Atención también a una incorrección muy frecuente: expresiones de transición como “es por eso que…”: se trata de un galicismo que  afea nuestro limpio castellano: “por eso…” es lo correcto, y muchas veces sobra como enlace entre párrafos.

4. Fuentes: ¿Existen todas las necesarias? ¿Hay equilibrio en la representación de las fuentes? ¿Has sido consecuente y libre en tu trato con ellas? ¿Has podido preguntar? ¿Tus preguntas han sido abiertas, directas, claras porque estudiaste antes el tema, los subtemas, los posibles enfoques? ¿No te has sentido como correa de transmisión? ¿Las fuentes documentales son las necesarias? ¿Te ha sobrado información?

5. Atribución de las fuentes: ¿Están bien atribuidas todas las fuentes de tus reportajes? En el caso de informaciones no atribuibles, ¿has resuelto la aproximación de atribución de modo conveniente y creíble? ¿El uso del estilo directo es correcto? ¿Se ven y se oyen a los actores o protagonistas?

6. Título: ¿Es original, claro, atractivo y en justa consonancia con el contenido del texto? ¿Le sobra alguna palabra? ¿Se ha elegido entre varios posibles? ¿Es visiblemente tendencioso? ¿Es tópico? ¿Está ya usado?

7.  Tema: ¿Se aborda una cuestión de modo interesante, alejado de todo estilo que recuerde a un informe? Este estilo ¿es adecuado al tema? El tema, ¿tiene indiscutible interés para muchos lectores? El tema no decide el interés del texto. Es el escritor, el periodista quien logra interés o desinterés.

8. El enfoque: ¿Es justo y equilibrado respecto a la realidad tratada? ¿Se muestra un narrador independiente? ¿Aportará una nueva visión, algun conocimiento al lector? 

9. Voz: ¿Tiene el texto una voz clara y efectiva?. ¿Es adecuada?. ¿Está demasaido presente el periodista? En los textos narrativos periodísticos la voz es muy importante y jamás conviene un exceso de omnisciencia para la credibilidad de lo narrado.

10. Credibilidad: ¿Están los datos necesarios bien contrastados? ¿Las declaraciones importantes bien atribuidas? ¿Se ha investigado el tema, se ha trabajado a fondo?

11. Persuasión: ¿Atrapa el texto desde el principio y mantiene la atención? ¿Se dicen generalidades, ambigüedades, tautologías, tópicos, estereotipos? ¿Se ha procurado una estructura narrativa que sostenga el interés del lector en todo momento? ¿Crees que has satisfecho las expectativas de un lector exigente?

12. Consistencia: ¿Funciona el texto como una unidad? ¿Tiene continuidad y naturalidad? ¿Tiene partes débiles? ¿Habrías seguido leyendo esta historia después de la primera página si no fueras su autor? ¿por qué? ¿Has invertido más tiempo en informarte, pensar, investigar, escuchar, que en escribir el texto? ¿Te ha sobrado bastante material de búsqueda? ¿Te ha costado tanto o más seleccionar y ordenar que escribir?

Es necesario pensar siempre en el lector, en su escaso tiempo y en su enorme capacidad de elección y en su también gran capacidad de rechazo. Hay que valorar al lector. Pensar en el lector es persuadir, es saber escribir, saber comunicar. Y, en la medida máxima posible, por favor, deja reposar el texto un tiempo antes de revisarlo.